Últimas Noticias

Rennie Almonte: Un dominicano exitoso...

El dominicano Rennie Almonte es un empresario exitoso... A sus 43 años de edad funge como gerente general de ventas de West Kendall Toyota (uno de los concesionarios más grandes y prestigiosos del Sur de Florida), y en sus planes futuros la meta es continuar escalando dentro de la industria automotriz.

Al igual que la mayoría de los inmigrantes, Almonte se sacrificó trabajando largas horas y demostrando que, el que establece metas y despliega profesionalismo puede llegar a la cúspide del triunfo.

Llegó a Miami en 1998 acompañado de su esposa y dos maletas "cargadas de sueños". En aquel momento tenía 25 años y casi de inmediato comenzó a trabajar como repartidor de paquetes a domicilio.

Pero el mosquito de las ventas le picó a Almonte, y un año más tarde empezó a vender computadoras y otros aparatos electrónicos hasta que en el 2000 consiguió un puesto como vendedor de autos en el concesionario Headquarters Toyota.

"Fue el lugar que me abrió las puertas en esta industria", comentó Almonte. "Muy rápido me di cuenta que en el negocio de los autos lo único que no existe es límites para ganar dinero".

El empresario relató que a los seis meses de trabajar como vendedor de autos, intentó convertirse en un especialista de financiamiento; pero sus superiores en ese momento le sugirieron que debía esperar, pues necesitaba acumular más experiencia en el giro.

Almonte no se quedó de brazos cruzados. Un año más tarde obtuvo un traslado para vender autos en el concesionario de Kendall Toyota y, luego como gerente de financiamiento en Lipton Toyota de Fort Lauderdale.

Su habilidad y profesionalismo lo propulsaron dentro de la empresa y en 2004 regresó a Kendall Toyota, primero como gerente de vehículos de uso y luego, en 2008, como gerente de autos nuevos.

Una nueva puerta se abrió para Almonte en 2011 cuando se le ofreció la oportunidad de ocupar el puesto que hoy tiene: gerente general de ventas de West Kendall Toyota.

"Cuando me ofrecieron la plaza, me explicaron bien sobre los beneficios. Pero también sobre los riesgos; la presión que recae sobre los gerentes para cumplir con las metas de ventas que establece la fábrica", enfatizó Almonte.

Afortunadamente, el desempeño de Almonte y su equipo de trabajo cumplió con todas las expectativas establecidas. "Cuando llegué aquí en 2011, vendíamos unos 300 autos mensuales, entre nuevos y usados", apuntó. "Ahora este concesionario vende un promedio de 600 vehículos cada mes".

"Nos hemos adaptado al mercado; estableciendo un proyecto ascendente de ventas, solucionando siempre las dificultades para mejorar", expresó Almonte. "Aquí los clientes entienden que tenemos un impacto positivo en sus vidas y en la comunidad".

Y es que para Almonte, dirigir un concesionario de autos va más allá de vender vehículos todos los días. "Vender un automóvil, eso lo hace cualquiera", señaló. "Lo importante es vender basado siempre en la verdad y consciente de que el cliente es primero".

"Nosotros no creemos en las ventas en base a mentiras", es la política que profesa Almonte. "Siempre hay que satisfacer las necesidades de los clientes", porque "nadie puede salir insatisfecho de la tienda".

"Es cuestión de establecer una buena reputación y ganar la aceptación de todos en la comunidad", dijo el empresario. "No estamos aquí sólo para vender vehículos, sino para ofrecer un servicio".

Almonte atribuye su éxito en la industria automotriz a su forma de trabajo, y la importancia de funcionar en equipo. "Aquí ganamos todos, o perdemos todos".

Pero lo más importante, según Almonte, es "establecer metas claras" y "creer en el producto que se está vendiendo".

"Si no crees en tu trabajo, en lo que tu haces para vivir y ganas para mantener a tu familia, cómo le vas a traspasar ese mensaje a otra persona para que también crea", manifestó. "Si el ser humano no se traza un objetivo en la vida, entonces nunca va a llegar a nada".

La meta de Almonte es algún día dirigir una tienda y "seguir escalando en esta industria. Porque si bien hoy estoy mejor preparado que ayer, aquí siempre se aprende".

Comentó que en el Sur de Florida hay decenas de dominicanos que trabajan en el giro de la venta de autos, especialmente aquellos que decidieron no perseguir una mayor preparación académica pero que cuentan con el profesionalismo y capacidad para hacerlo.

"La venta de autos te prepara, te enseña y te presenta oportunidades para crecer", sostuvo Almonte. "Yo soy un ejemplo de eso".

=========================
El periodista Fernando Almánzar trabaja como Productor y Editor de Asignaciones en Telemundo, y ha sido galardonado con tres Premios Emmy como miembro del equipo del programa matutino "Un Nuevo Día".