Blogger Widgets

29 de diciembre de 2014

Año Nuevo, metas nuevas... ¿cómo lograrlas?


VISALIA, California - Si es como la mayoría de las personas, seguramente vivir con mejor salud y menos preocupaciones figuran entre las metas a lograr en el nuevo año. Créalo o no, podría lograrlas, según una experta de Extensión Cooperativa de la Universidad de California.

"Una de las cosas más importantes para conseguirlo es fijarse metas que estén dentro de su alcance y seleccionar hábitos específicos que usted desea cambiar", señala Cathi Lamp, asesora en nutrición y asuntos de la familia y del consumidor de la Universidad de California en el condado de Tulare. Ella pone como ejemplo el perder peso, la meta más común al iniciarse un nuevo año.

"Por ejemplo, digamos que usted bebe a diario refrescos embotellados o bebidas endulzadas", indica Lamp. "Su cambio en el nuevo año quizás sería beber esas bebidas sólo en los fines de semana", añadió con respecto a esa fuente principal de calorías en la dieta de los estadounidenses.

El consumo de gaseosas, o soda, junto con las comidas rápidas y otros productos alimenticios procesados son causas principales del sobrepeso. De acuerdo con la American Beverage Association, en el 2005, en Estados Unidos el consumidor promedio bebió un total de 54 galones de soda, tres veces más que agua embotellada, leche o café.

Consciente de la abrumadora rutina que obliga a recurrir a la comida que se vende lista para consumirse, Lamp recomienda tratar de encontrar tiempo para preparar en casa comidas sanas y nutritivas.

"Quizás planeando esas comidas con anticipación; o preparar comidas en mayor cantidad y congelarlas en porciones que usted pueda calentar en el horno de microondas", aconseja la nutricionista.

Ella indica como efectuar otros cambios en la rutina diaria que son necesarios para evitar el sobrepeso.

"Seleccione una actividad física que usted pueda disfrutar. Creo que a muchas familias se les dificulta pasar tiempo juntos", señala Lamp. "Pero caminando con sus niños le permite obtener la actividad física y, de paso, usted puede enterarse de lo que ocurre en la vida de sus hijos y estrechar las relaciones familiares".

¿No tiene tiempo para hacer tal cosa? Según Lamp, se trata de encontrar la manera de integrar esos cambios en la rutina diaria. Y la mejor manera de lograrlo es identificar las motivaciones para incluir esos cambios que ayudan a vivir mejor.

"¿Lo hace por sus hijos, para ayudarles a gozar de buena salud? Darles un buen ejemplo es quizás uno de los mejores regalos que usted puede dar a sus hijos", indicó. Según ella, una buena manera de mantener su mente enfocada en sus metas es escribir los cambios que desea incluir en su vida.

"En vez de simplemente escribir que desea perder cinco, 10 ó más libras de peso, escriba lo que tiene que hacer para conseguirlo", enfatiza Lamp. "O quizás beber gaseosa sólo en los fines de semana, o caminar tres días de la semana; cualquier cambio que necesite incluir es lo que debe escribir como meta".

Ella aconseja maneras de mantener su motivación enfocada en lograr lo que se propone. Por ejemplo, comprarse zapatos para usar en sus caminatas o una nueva cazuela a la que no se le pegue la comida al cocinar.

Lo más importante es no encontrar excusas para no incluir los cambios que le beneficiarán. Si no puede obtener membresía en un gimnasio, siempre puede encontrar maneras de practicar la actividad física, aun con tan sólo caminar, según la asesora de la Universidad de California.

Lamp aconseja explorar los programas de actividad física que se ofrecen en la comunidad. "Algunos de ellos ofrecen clases, como zumba, que usted puede aprovechar y cuestan menos que ir a un gimnasio. O hacerlo gratis, en su propia casa, bailando con la radio junto con sus hijos, y hacerlo de manera divertida", dijo.

En otras palabras, no se necesita dinero para ir a gimnasios para obtener la actividad física que se requiere para evitar el sobrepeso.

"Se trata realmente de cambiar el modo de pensar y decir 'puedo hacerlo; tengo todo lo que necesito, tengo mi cuerpo'. Lo más difícil es comenzar", recalcó la especialista.

Al mismo tiempo, prepárese para encontrar momentos en los que su meta parece haber quedado fuera de su alcance.

"Eso es algo normal. Lo importante es no dejarse vencer. Hay que comenzar nuevamente con sus nuevos hábitos", recalca Lamp. "Póngase a pensar en los motivos que tiene para hacerlo y déjese motivar. Mire a sus niños; usted quiere que ellos gocen de buena salud, use esa motivación para comenzar a cambiar".

Para vencer tentaciones en el hogar, en vez de golosinas y gaseosa ella sugiere tener a mano bocadillos sanos, como trocitos de verduras y frutas. Y para beber, agua con rodajas de naranja o de pepinos para añadirle sabor.

"Hágalo divertido, preste atención a la clase de bebidas que usted bebe, y realmente trate de reducir el consumo de bebidas endulzadas. Consuma muchas verduras y frutas y haga que su familia se le una en la diversión", afirmó la especialista de la Universidad de California.

Encuentre más información relacionada con la nutrición en el sitio del Servicio de Información en Español de la Universidad de California.

10 de diciembre de 2014

Celebre la Navidad sin perjudicar su salud o finanzas

RIVERSIDE, California - Las fiestas de fin año que arrancan con la tradicional cena del Día de Acción de Gracias son una de las épocas más añoradas por chicos y grandes. Hay más tiempo de ocio para disfrutar de la familia, reunirse con amigos, comer platillos deliciosos, recibir y dar regalos y brindar por salud y prosperidad. Sin embargo, también son días que propician comer de más y gastar en exceso.

Para celebrar sin poner en riesgo la salud y la economía familiar, especialistas tienen algunos consejos útiles.

Al hacer sus compras: Lo primero es evitar las compras compulsivas que son muy comunes durante las festividades de fin de año y, para ello, es necesario elaborar un presupuesto y apegarse a lo que puede gastar.

"Usted necesita saber a quién quiere comprar un regalo y cuánto puede gastar en cada individuo; y si es más de lo que usted puede pagar, entonces tendrá que hacer algunos recortes", señala Connie Costello, educadora en asuntos del consumidor.

De acuerdo a estadísticas del Fundación Nacional de Minoristas, el consumidor promedio gastará en la temporada de Navidad un promedio de $740 dólares en la compra de regalos; la presión de gastar hace que muchas personas se endeuden y terminen teniendo que pagar por meses las deudas que acumularon durante el fin de año.

"No haga compras con su tarjeta de crédito a menos que vaya a tener el dinero necesario para pagar la cuenta cuando llegue; de otra manera podría acabar pagando mucho dinero en el pago de los intereses", recomienda Costello.

Obsequios que no cuestan dinero: Las expertas aclaran que no siempre es necesario gastar para halagar a las personas; es más, los regalos que perduran son los elaborados a mano porque están llenos de cariño y recuerdos.

"A veces tenemos la mentalidad de que tenemos que comprar para hacer feliz a las personas que amamos, sin darnos cuenta que los obsequios hechos a mano son muy valorados. ¿Usted tiene alguna habilidad, teje o sabe preparar pasteles? Quizás podría hacer un álbum de fotografías de los niños para la abuela. Hay muchas posibilidades; el límite es su imaginación", indica Margaret Johns, especialista en bienestar familiar.

Otro regalo que es muy bien recibido por los niños es más tiempo para compartir con sus padres.

"El mejor regalo que podemos dar a los hijos es nuestro tiempo para hacer actividades en familia. Por ejemplo, puede comprar un rompecabezas porque son muy divertidos y baratos. Hay lugares en dónde se pueden comprar por un dólar. ¡A los niños les encanta cuando sus papás se sientan a la mesa a armarlo juntos!", señala Johns.

No descuide su alimentación: Diciembre es la época en que hay más fiestas y la comida se convierte en una verdadera tentación. Y muchas personas ganan algo de peso durante esta temporada que después es difícil perder.

"Es inevitable en estos días… por la tradición hay muchos platillos: los tamales, las arepas, las carnes de cerdo, como el lomo y las piernas además del pavo y otras aves. Por eso es importante que usted se prepare. Por ejemplo, cuando vaya a ir a una fiesta ya sabe que no debe sobrepasarse, y antes de salir de casa puede tomar mucha agua o quizás comer una ensalada", señala Dennis Carrasquilla, educador de nutrición.

También se recomienda limitar el consumo de licor. "Las bebidas alcohólicas como la cerveza, el vino, la champaña y otros contienen muchas calorías que se agregan al número de calorías que consumimos durante la celebración", señala el educador.

Manténgase activo: Carrasquilla sugiere que después de cenar las personas se alejen de la mesa, bailen o salgan a caminar.

"¡El ejercicio en esta temporada es crucial! Considere nada más que una bolsa de papas fritas que comamos; ya estamos hablando de 150 calorías, lo cual significa que usted tendrá que caminar milla y media para quemar las calorías extra que consumió", indica Carrasquilla.

9 de diciembre de 2014

Aprende a ser creativo y gastar menos en Navidad

BAKERSFIELD, California - Las fiestas de fin de año deberían ser días especiales para disfrutar en familia, pero se han convertido en una temporada de estrés y con muchos gastos, lo que resulta contraproducente para el bienestar familiar, según indica una especialista de Extensión Cooperativa de la Universidad de California.

"Desafortunadamente, las personas tienen la tendencia a meterse en serios problemas financieros y eso genera mucho estrés, y todo es porque en estos días hay publicidad por doquier que nos anima a comprar y comprar; y lo que pasa es que las personas que no pueden gastar se sienten mal en estas fiestas", explicó Margaret Johns, especialista en nutrición y asuntos de la familia y del consumidor.

La experta añadió que para poder hacer sus compras navideñas, muchas familias de bajos ingresos toman con frecuencia malas decisiones, tales como no pagar la renta o los servicios básicos, o comprar a crédito, aún cuando saben que cuando llegue la factura no tendrán dinero para pagar. Incluso, hay quienes dejan de comprar alimentos y buscan ayuda en los bancos de alimentos.

"Desgraciadamente la pobreza sigue creciendo en este país y hay mucha más demanda por los servicios de ayuda", señaló Johns.

Información del Instituto de Política Pública de California indica que durante las últimas dos décadas, el índice de pobreza -16.9 por ciento en el Estado Dorado- excede al resto del país, que es de 14.7 por ciento. Los latinos y afroamericanos son los más afectados, aun cuando la mayoría de ellos están trabajando, pues al menos un miembro de la familia tiene trabajo de tiempo completo.

Para las familias de bajos ingresos, lograr que el salario cubra todas las necesidades es un reto diario, pero es aún mayor durante las festividades de fin de año.

De ahí que Johns sugiere, como meta personal, el tratar de simplificar los días de fiestas, promoviendo días divertidos en familia, llenos de juegos, actividades y gratos recuerdos, pero sin gastar mucho dinero.

Johns, quien además enseña educación financiera a familias de bajos ingresos en el condado de Bakersfield, dijo que ella ha aprendido mucho enseñado a esas familias, porque entre sus alumnos hay personas muy creativas que han hecho sus propias tradiciones familiares, con juegos y concursos sin grandes gastos; ella citó algunos ejemplos:

Una señora platicó cómo su familia realiza cada año un concurso; este consiste en que cada uno de los miembros haga una decoración navideña que deberán presentar durante las celebraciones. La abuela decide cuál es la mejor decoración y el ganador se lleva una bolsa de dulces.

"Mientras esa mujer estaba contándome esto, yo podía ver lo divertido que era y los gratos recuerdos que deben tener después de hacerlo varios años. Entre todos crearon una tradición familiar y sin gastar mucho dinero. Ellos pasan un rato muy divertido y cuando la familia se reúne disfrutan al estar juntos", indicó Johns.

Una madre soltera creó la tradición de regalar a sus hijos una pijama navideña cuando eran chiquitos y todos estrenaban la pijama durante la cena especial que ella preparaba en Navidad; y ahora aunque los hijos son adultos continúan haciéndolo.

Otra mamá dijo que ella regala cada año a los miembros de su familia una bota navideña que rellena con diferentes sorpresas que va comprando a lo largo del año. Ella gasta en promedio cinco dólares para cada miembro de la familia.

Johns también ofreció sus propias ideas para celebrar sin gastar: hacer sus propios regalos, ofrecer sus servicios -como lavar el auto, cuidar a los niños o preparar la cena- o escribir un poema.

"Hay que tratar de abandonar la comercialización en estos días festivos", reiteró la experta.

Sin embargo, para muchas personas dar un regalo es importante y, en este caso, la sugerencia principal es crear un presupuesto, ceñirse a este y empezar a hacer las compras lo más pronto posible.

"Yo compro los regalos de Navidad a lo largo de todo el año", precisó Johns, por lo que sugiere empezar las compras navideñas en enero, porque en esos días las tiendas rematan los saldos y la ropa de final de temporada y se podrán encontrar verdaderas gangas.

Finalmente recomienda a los padres evitar comprar juguetes costosos para los niños porque muchas veces los juguetes terminan botados en el ropero el mismo día de Navidad. Sin embargo, para los adultos los abonos al crédito podrían extenderse por varios meses.

"Creo que es tiempo de mirar atrás y hacerse algunas preguntas: ¿Vale la pena todo ese estrés? ¿Es así como quiero mostrar mi amor a mis hijos? Tal vez la mejor manera de mostrar nuestro amor es creando gratos recuerdos familiares porque, al final, los recuerdos son lo único que nos llevamos", concluyó Johns.